Para mejorar la calidad de la impresión en flexografía, los fabricantes de los rodillos anilox tratan de crear celdas cada vez más pequeñas y concentradas. Pero el problema es que estas celdas pequeñas y profundas tienen una mayor tendencia a acumular tinta seca en su interior tinta.

Para evitar que esta sedimentación de la tinta/barniz suciedad acabe influyendo en la calidad de la impresión, puesto que reduce el volumen de aportación, es necesario limpiar los rodillos anilox con la debida frecuencia y hacerlo con los productos más adecuados para conseguir retirar todos los restos del fondo de cada celda pero sin dañar la superficie.

Los métodos de limpieza tradicionales

Los métodos de limpieza tradicionales están basados en el uso de diluyentes base solvente o acuosa. Uno de los más básicos es la limpieza manual usando para ello cepillos o trapos impregnados en la substancia adecuada. El problema es que este tipo de proceso de limpieza no llega totalmente al fondo de las celdillas y deja restos de tinta.

No es aconsejable sistemas de limpieza por inmersión total en productos químicos con base agua ya que la exposición por un tiempo prolongado podría provocar corrosión en las partes metálicas del cilindro anilox .

Limpieza física o por proyección

Son sistemas en los que el anilox se limpia mediante la proyección controlada de partículas que arrastran los restos de tinta como bicarbonato o esferas plásticas. Estos sistemas se encuentran en desuso y han sido superados por otros sistemas más eficientes y seguros con un menor coste.

Los equipos por láser son otra tecnología de limpieza física, regulados a una frecuencia diferente a la empleada para su grabación, los haces proyectados eliminan los restos de tinta. Son equipos con alto coste y que requieren un manejo preciso por el operario y en un entorno seguro, pues una manipulación inadecuada podría perjudicar el anilox y al operario.

Limpieza Química

Este tipo de limpieza es el preferido por los impresores y responsables de mantenimiento de las empresas de flexografía, pues combina la eficacia del proceso con un coste muy reducido.

Podríamos separarlo en dos procesos:

#1 Sistema Manual

Consiste en aplicar un limpiador capaz de remover la tinta seca del fondo de los alveolos del anilox independientemente del tipo de tinta que se emplee, base agua, solvente, alcohol o Ultra Violeta. Dicho limpiador se aplica una vez eliminada la tinta fresca ayudándose con un cepillo metálico (acero inoxidable o latón según el tipo de anilox). Las cerdas del cepillo empujan el limpiador para que penetre hasta el fondo de la celdilla donde está el cúmulo de tinta seca. Esponjas, trapos o cepillos plásticos son menos eficaces y se desgastan rápidamente.

#2 Sistemas Automáticos

Son equipos diseñados usando el mismo principio de limpieza que descrito anteriormente. Se emplean limpiadores concentrados base agua y se reemplaza la acción del cepillo por la presión de agua/producto sobre el anilox, se programan ciclos de minutos de dosificación de limpiador, reposo para que actúe, aclarado con agua a presión y secado con aire.

#3 Limpieza por ultra sonidos

Otro sistema cada vez más extendido es la limpieza por ultra sonidos. El anilox se sumerge parcialmente en el baño de del limpiador (un detergente concentrado y mezclado con agua) y son las sondas ultrasónicas las que potencian la acción del detergente para remover las partículas de tinta seca de las celdillas del anilox.

OBSERVACIÓN

Los productos químicos que se emplean para la limpieza de los anilox no tienen la capacidad de dañar el recubrimiento cerámico de los anilox. En cuanto a las partes metálicas de los anilox, acero y aluminio, existen productos con inhibidores de corrosión que usados adecuadamente cuidan las partes del cilindro.

Cuando un anilox presenta grietas, poros, rayas o algún daño en superficie suele ser provocado por impactos mecánicos durante su manipulación. Estos daños no se aprecian a simple vista pero son pequeñas fisuras en el recubrimiento por las que se filtrará tinta, agua, limpiadores y otros agentes que pueden provocar corrosión, dando lugar a poros o grietas más importantes que podrían afectar al funcionamiento correcto del anilox.

Es oportuno clarificar algunos bulos que culpan a productos y/o procesos de limpieza de dañar los anilox. La realidad es que su eficacia hace que afloren otros daños que no son evidentes.